Archivos de Abril, 2010


Revisiones de Niño Sano

Abril 22, 2010 | Escrito por Antonio | Comentarios desactivados

Los Controles Periódicos de Salud son una serie de visitas concertadas con la familia y el niño, a unas determinadas edades.

¿Qué misión tiene?

Básicamente, tres:

1- Vacunaciones: informar y aconsejar sobre el calendario vacunal adecuado para cada niño.

2- Cribado de enfermedades: abarca exploración y pruebas complementarias para la selección de patologías cuyo diagnóstico precoz mejoran notablemente su pronóstico.

3- Promoción de la salud: consejos que se dan al niño y a la familia para prevenir enfermedades y promocionar hábitos saludables.

¿Cuándo se hacen?

Aunque no hay consenso completo entre los diferentes autores, en nuestra consulta los aconsejamos en estos periodos:

1ª visita: Debería ser PRENATAL, donde la madre embarazada y próxima a dar a luz, acude al que vaya a ser el médico de su hijo para que le dé consejos sobre los primeros días.

2ª visita: unos días antes de la vacunación de los 2 meses.

3ª visita: unos días antes de la vacunación de los 4 meses.

4ª visita: unos días antes de la vacunación de los 6 meses.

5ª visita: a los 9 meses.

6ª visita: a los 12 meses.

7ª visita: unos días antes de la vacunación de los 15 meses.

8ª visita: a los 24 meses.

A partir de aquí, se aconseja una visita anual hasta los 14 años, siempre que no haya sido visto a menudo , en esas etapas, por otras circunstancias. Es lógico, por tanto, insistir en estas visitas por encima de los 4 ó 5 años, donde disminuye ostensíblemente la patología y, por tanto, no visita a su médico.

¿Qué hacer en caso de una convulsión?

Abril 22, 2010 | Escrito por Antonio | Comentarios desactivados

¿Qué hacer en caso de una convulsión?

AUTORES: Dr. J. Guerrero-Fdez.
Hospital infantil La Paz. Madrid
Fecha del artículo: ACTUALIZADO en Agosto 2005. Revisado en Septiembre 2007.

1. La premisa fundamental en este tipo de actuaciones es la tranquilidad. Si ya han sido informados por parte de su Pediatra sobre como han de actuar médicamente sigan sus instrucciones después de leer lo que sigue hasta el punto 5…

2. Para prevenir heridas accidentales, se debe colocar al niño tumbado en una superficie blanda y libre de objetos contundentes (desplazar mesas, sillas, etc). Una vez tumbado boca arriba, colocar su cabeza de lado para prevenir ahogos.

3. El niño no debe ser sujetado durante la convulsión salvo que los movimientos provoquen golpes sobre la cabeza.

4. No introducir, jamás, ningún objeto dentro de la boca. La colocación de un palo en la boca, como vulgarmente se dice que hay que hacer, puede lesionar los labios, la lengua o los dientes. Absténgase de hacer semejante disparate.

5. La mayor parte de las veces la crisis se interrumpe en los primeros 15 minutos. El sacudirlo o estimularlo de cualquier otra forma no ayuda a interrumpir el episodio.

6. Cuando la convulsión haya finalizado o si ésta dura más de 10 minutos, deberá proceder al traslado de su hijo al servicio de urgencias más cercano. No conviene lanzarse precipitadamente durante el mismo; actuar de forma rápida y exigente expone a la familia a un riesgo realmente mayor que el de la propia convulsión: los accidentes de tráfico.

7. Después de la crisis el niño queda exhausto. Por este motivo no tiene sentido tratar de mantenerlo despierto a toda costa ni debe angustiarse si su hijo no responde adecuadamente a los estímulos del ambiente.

Preguntas más frecuentes sobre la convulsión:

¿Se puede morir durante una crisis convulsiva? Es excepcional. De hecho, es más probable la muerte por un accidente de tráfico si se actúa desesperadamente, que la debida a una convulsión si se procede con calma y tranquilidad.

¿Qué datos más importantes ha de aportar al Médico si su hijo ha padecido de una convulsión?

*

La duración. Es muy difícil ser objetivos con este dato pues un episodio “puede hacerse eterno” y haber durado tan solo unos segundos. Si no está seguro del tiempo de la crisis, reconózcalo.
*

Los movimientos convulsivos… ¿Han afectado a todo el cuerpo o solo a una parte del mismo? ¿Hacia donde se desviaban los ojos?
*

¿Tenía fiebre?
*

¿Ya ha sido su hijo diagnosticado de epilepsia? En tal caso debe dar a conocer las dosis de los fármacos que toma y si fueron modificadas recientemente.

Para más información, consulte a su pediatra.